Para poder identificar y saber cuando un niño presenta los síntomas que se pueden considerar «normal» y cuando no lo es, es importante primeramente saber qué es el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad y qué características tiene.

El trastorno de déficit de atención e hiperactividad, es una afección crónica de origen neurobiológico, se presenta en la infancia y puede continuar en la edad adulta. Se caracteriza por la dificultad para mantener la atención, hiperactividad y comportamiento impulsivo.

CAUSAS

Debido a la complejidad del TDAH, no puede identificarse una sola causa. Sin embargo se consideran los factores genéticos y ambientales como las principales causas.

Dentro de los factores ambientales se considera: los traumatismos craneoencefálicos de la infancia, las infecciones del sistema nervioso central,  la prematuridad, la encefalopatía hipóxico-isquémica, el bajo peso al nacimiento o el consumo de alcohol o tabaco en el embarazo.

Estudios han demostrado que los familiares de personas con TDAH tienen un riesgo cinco veces mayor que las personas sin antecedentes familiares de dicho trastorno.

SÍNTOMAS

Los síntomas nucelares del TDAH, se diferencian en tres presentaciones:

  1. Predominante en falta de atención. Suele ser más frecuente en niñas.
  2. Predominante Hiperactividad /Impulsividad
  3. Combinada déficit de atención e hiperactividad/impulsividad

Características de la Hiperactividad:

  • Se mueve en momentos en los que no resulta adecuado
  • Le cuesta permanecer quieto cuando es necesario
  • Habla en exceso
  • Hace ruidos constantemente
  • Tiene dificultada para relajarse
  • Cambia de actividad sin finalizar ninguna
  • Tiene falta de constancia

Características del Déficit de atención:

  • Tiene dificultad para mantener la atención durante un tiempo prolongado
  • No presta atención a los detalles
  • Presenta dificultades para finalizar tareas
  • Le cuesta escuchar, seguir órdenes e instrucciones
  • Es desorganizado en sus tareas y actividades
  • Suele perder u olvidar objetos
  • Se distrae con facilidad
  • No concluye lo que empieza
  • Evita las actividades que requieren un nivel de atención sostenido
  • Cambia frecuentemente de conversación
  • Presenta dificultades para seguir las normas o detalles de los juegos.

Características de la Impulsividad:

  • Es impaciente
  • Tiene problemas para esperar su turno
  • No piensa antes de actuar
  • Interrumpe constantemente a los demás
  • Tiene respuestas espontáneas y dominantes
  • Suele tener conflictos con los adultos

El TDAH se presenta regularmente con otros trastornos comórbidos, esto se refiere que puede aparecer junto con otros trastornos psiquiátricos como: trastorno negativista desafiante, de conducta, de ansiedad, del ánimo, tics, trastorno del aprendizaje, entre otros.

No siempre es TDAH

Es normal ver niños muy activos, presten poca atención, o se comporten hasta impulsivos.

Es importante diferenciar entre un comportamiento “normal” a uno que no lo es.

Para poder plantear un posible diagnóstico de TDAH, se debe considerar algunos criterios, como:

  • El niño manifiesta estas conductas o alguna de ellas de forma desproporcionada comparado con otros niños de su edad.
  • Está presente desde edad temprana (antes de los 12 años)
  • La conducta ha afectado en su ambiente: escolar, social y/o familiar
  • Deteriora significativamente su calidad de vida.

  Es importante acudir con un profesional especializado en TDAH, para así realizar un diagnóstico clínico apropiado y evitar un diagnóstico erróneo.

DIAGNÓSTICO

Es primordial importante acudir con un profesional especializado en TDAH (Psiquiatra de niños y adolescentes o adultos, neuropediatra, neurólogo o pediatra), para así realizar un diagnóstico clínico acertado y evitar un diagnóstico equivocado.

El médico realizará una historia clínica, compuesta por: anamnesis y exploración física

Anamnesis. Es una entrevista clínica en la que el paciente (y papás, en el caso de menores) proporciona información sobre lo siguiente:

Historia Perinatal

El embarazo, parto y primeros meses de vida, esta información es importante debido a que se han asociado complicaciones como el consumo de alcohol, tabaco o drogas durante el embarazo.

Presencia de otros trastornos psiquiátricos por parte de sus familiares

Síntomas. Cuándo se detectaron por primera vez, cuánto duran, en qué ocasiones se produce, cómo afecta a nivel funcional.

Antecedentes familiares.

Exploración física. Estas exploraciones son para descartar la presencia de cualquier enfermedad que pueda explicar los síntomas que presenta el paciente.

Comorbilidades. El especialista evaluará si el paciente presenta síntomas de algún otro trastorno psiquiátrico.

Evaluación psicopedagógica. Una vez realizada la historia clínica, se investiga si existen trastornos del aprendizaje y se evalúa el rendimiento académico del niño a lo largo del tiempo. 

TRATAMIENTO

El tratamiento es mutimodal e individualizado, su objetivo es disminuir los síntomas al mismo tiempo que se reducen las complicaciones derivadas del trastorno y el impacto negativo.

El tratamiento multimodal del TDAH implica:

  • Tratamiento farmacológico
  • Tratamiento cognitivo-conductual
  • Tratamiento psicoeducativo (padres y profesores)

Tener a un integrante de la familia con TDAH puede ser complicado, pero comprendiendo mejor cómo afecta este trastorno y aprender a gestionar su impacto en el hogar será de gran ayuda a crear un ambiente de convivencia más sano y agradable para el paciente y las personas a su alrededor.

Fuente: http://www.tdahytu.es/